Eficacia Vital

 “Curar a veces, Aliviar a menudo, Confortar siempre” (Anónimo S. XIV)

 

Ante el diagnóstico de una enfermedad oncológica los primeros sentimientos son de desesperanza, angustia, sensación de impotencia; frecuentemente agravados por el concepto erróneo de que se trata de una condena al sufrimiento y a la muerte.

 

El tratamiento habitual que reciben los pacientes está centrado únicamente en el control del aspecto físico de la enfermedad (cirugía, quimioterapia, radioterapia, etc.) que además conllevan a una cantidad de trámites, esperas prolongadas, incertidumbre frente a las prácticas que se le realizarán (tanto de diagnóstico como terapéuticas).

 

Todo esto sumado a que en el momento actual la comunicación médico-paciente se encuentra deteriorada por factores ajenos a la voluntad del profesional y el paciente ya que constituyen prácticas estandarizadas, es decir dirigidas a una población más o menos de similares características pero que en la práctica concreta no contemplan el aspecto individual de la persona enferma, como de la familia que también lo acompaña.    

 

La propuesta de Eficacia Vital está dirigida a realizar un tratamiento integral que contemple intervenciones específicas en los aspectos físicos, psicológicos, emocionales, socio/familiares y espirituales de la persona enferma.

 

¿Por qué  Eficacia Vital?

 

Eficacia: Aludimos a la eficacia como un estado a través del cual el equilibrio dinámico del organismo activa todos los mecanismos tendientes a mantener la salud de los individuos, el cual al perderse manifiesta enfermedad. Consideramos que es posible su restablecimiento a través del tratamiento eficaz de todos los aspectos de la vida humana.

 

Vital: Vitalidad no es otra cosa que el movimiento espontáneo que posee toda persona en cada una de sus dimensiones. Antiguamente se hablaba de una vitalidad vegetativa, o la capacidad de crecer, alimentarse y reproducirse de los seres vivos, de una vitalidad sensitiva o de la capacidad de percibir por medio de los sentidos el medio que nos rodea, de una vitalidad afectiva o de relación con los otros individuos, una vitalidad cognitiva que nos permite integrar la información de los sentidos internos, externos y sentimientos, y una vitalidad espiritual que sería el motor de toda nuestras acciones y pensamientos, el origen de nuestra libertad o el sentido de nuestra vida que incluye el respeto por lo sagrado de la vida, tengamos o no una práctica religiosa.  Todo ésto configura un conocimiento ancestral en el desarrollo de la medicina, que en la actualidad se materializa en los conceptos de las áreas Fisica, Psíquica, Social y Espiritual de la persona que son abordados por los tratamientos de Eficacia Vital. 

 

¿Cuál es el mejor tratamiento para la enfermedad oncológica?


Sin duda, creemos que el mejor tratamiento para el Cáncer es aquel que la ciencia actual nos ofrece, pero además debe ser acompañado del trabajo en todas las otras áreas cuerpo-mente-emoción-espíritu, lo que nos lleva al concepto de Terapia Integral que Eficacia Vital propone de una manera organizada y personalizada a la necesidad de cada persona enferma.

 
Dra. Estefania Errico Kaminski
Dr. Mariano Gabriel Fernández